Encaje de Bolillos

Consulta  los horarios.

Este taller esta centrado en el aprendizaje y perfeccionamiento de esta elaborada técnica tradicional que permite tejer hermosas y delicadas labores y es cultivada en la localidad desde hace muchos años, para cuidar la artesanía y procurar su conservación y aprendizaje.

El origen de esta técnica, parece que se remonta al lejano Oriente en época remota, pero tuvo su apogeo entre el siglo XVI y XVIII, popularizándose a lo largo de todo el mundo antes de que las máquinas bordadoras automáticas estuvieran disponibles a partir de la Revolución Industrial.

Este oficio ligado a la amistad de las vecinas, ha formado parte del paisaje nacional hasta bien entrados los años sesenta del pasado siglo.

El encaje de bolillos es una técnica que consiste en entretejer hilos que inicialmente están enrollados en bobinas, llamadas bolillos, para manejarlos mejor. A medida que progresa el trabajo, el tejido se sujeta mediante alfileres clavados en una almohadilla, que se llama “mundillo”. El lugar de los alfileres normalmente viene determinado por un patrón de agujeritos en la almohadilla, también conocido como “picado”.

Los elementos de diseño se pueden realizar en forma de redes, trenzas, puntillas, cuadros y rellenos. Las posibilidades y combinaciones son infinitas pudiéndose desarrollar con gran creatividad y perfección técnica, existiendo más de 20 estilos diferentes de hacer encaje .

Se puede realizar con hilos finos o gruesos. Tradicionalmente, se hacía con lino, seda, lana y posteriormente con algodón. También con hilos de metales preciosos. Hoy en día también se realiza con una gran variedad de fibras sintéticas, con alambres u otros filamentos.

Entre los elementos de diseño que se pueden realizar hay tejidos (tela), redes , trenzas, puntillas, cuadros y rellenos, aunque no todos los tipos de encaje de bolillos incluyen todos esos elementos. Se pueden hacer encajes para abanicos, manteles, mantones y un muchísmas cosas más.

Según los expertos, hacer bolillos es una terapia para el estrés, engancha como un videojuego porque se trata de una creación que se puede disfrutar a corto plazo. El encaje de bolillos es terapéutico, relaja, hace que te olvides de todo y además creas cosas bonitas.

Requiere un gran nivel de concentración y agilidad mental y se recomienda tanto a enfermos de Alzheimer como a adolescentes con hiperactividad.

Es muy apropiado como remedio al insomnio y como entretenimiento y cuando se practica en grupo, favorece la sociabilidad de las personas.

Cuando se produce el silencio, el sonido del choque de los bolillos se escucha como un «elemento analgésico», que suenan «como las olas del mar». La calidez del sonido varía dependiendo del material de los bolillos (hueso, boj, pino, etc.) pero, eso sí, todos son «relajantes».

El grupo de encajeras de la EMA es un colectivo muy activo y asisten a encuentros de encajeras por toda Andalucía y celebraron, tras muchos años,  el II Encuentro de Encaje de Bolillos de nuestra ciudad, el 3 de Junio de 2017.


Profesora de Encaje de Bolillos

emachiclana-ascension_gomez-encaje de bolillosAscensión Gómez Rodríguez/ Chiclanera (1941)

Encajera de bolillos de toda la vida. Aprendió el oficio de su abuela y de su tía,  y posteriormente con Leonor Cordero para los elementos mas complicados como las esquinas.

Empezó a dar clases a las niñas  de su calle de su misma edad y posteriormente cuando salía del colegio en el Camino de la Isla a distintas señoras.

Profesora de la EMA del Taller de Encaje de Bolillos desde 1996.

A %d blogueros les gusta esto: